La cantante Cheryl Tweedy, probablemente la integrante más famosa del grupo femenino Girls Aloud, ha sido una de las últimas componentes de la banda británica en pronunciarse públicamente sobre la muerte de su compañera Sarah Harding, quien falleció ayer domingo, a los 39 años, tras una larga y dura batalla contra un cáncer de mama.

La estrella del pop, quien lanzó su carrera en solitario en 2009 pero, al igual que sus compañeras Kimberley Walsh, Nicola Roberts, Nadine Coyle y la citada Sarah, resucitó la formación en varias ocasiones durante la década pasada, ya fuera para el lanzamiento de nuevos sencillos o la celebración de conciertos, ha reconocido que su tardanza a la hora de expresarse abiertamente sobre la pérdida de su amiga se debe, fundamentalmente, al hecho de que se encuentra devastada ante lo ocurrido y sin palabras suficientes para describir el impacto que ha provocado semejante pérdida.

“Sabíamos que este día podría llegar en cualquier momento, pero aun así no tengo palabras para describir lo que siento ante la marcha de nuestra chica, tan espectacular, alocada, divertida y amable. Mientras trato de navegar por estas olas de dolor, extrañeza e incredulidad que estoy experimentando, quiero extender también mis condolencias a todos los fans de Girls Aloud”, ha escrito la vocalista inglesa en su cuenta de Instagram, donde ha publicado una foto de Sarah en blanco y negro que la retrata con su eterna sonrisa.

“Todos somos parte de una familia enorme desde hace ya tantos años, y a muchos os conozco hasta por el nombre. Solo quería recordaros lo mucho que significa para nosotras vuestro amor y el apoyo que le habéis mostrado a Sarah durante sus tiempos de mayor vulnerabilidad. Ella se sentía muy agradecida y realmente le levantasteis el ánimo cuando más lo necesitaba. También soy consciente de que muchos de vosotros estaréis profundamente afectados por la muerte de Sarah. Os envío mucho amor. Te quiero, Sarah…”, reza otro extracto de su sentida carta.